Propuesta de control político realizada en colaboración con El Pitazo

 

En la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional (AN), se iniciaron dos investigaciones que involucran a Adán Chávez, hermano del fallecido presidente Hugo Chávez, una de las cuales se refiere a la supuesta malversación de fondos ligada al Complejo Agroindustrial Azucarero Ezequiel Zamora (Caaez). La cifra en este expediente de malversación asciende a 291,9 millones de dólares.

“Nosotros vamos a construir este central azucarero que será el más moderno de toda sudamérica… aquí vamos a producir no solo azúcar, vamos a hacer un buen ron, alimentos para animales… ¿en qué fecha inauguramos el central?… anótenlo el 10 de diciembre del 2005”. Con estas palabras, hace 14 años, anunciaba Hugo Chávez, en el año 2003, la construcción mil millonaria que arrojaría el central azucarero más moderno del mundo y que estaría ubicado en Sabaneta, estado Barinas.

El central azucarero prometía el procesamiento de 14.800 hectáreas diarias de caña de azúcar, para cubrir el 20% de la demanda en el país –1,2 millones de toneladas de azúcar–, y la generación propia de energía con material residual, que aportaría 822,41 megawatts diarios y equivaldría a encender 139.809 hogares, como mínimo, de acuerdo con una medida internacional estándar. Prometía además transformar la vida de los habitantes de Sabaneta.

En febrero de 2004, meses después de iniciada la ejecución del proyecto, la Fiscalía abrió una investigación por el cobro indebido de un cheque de 220 millones de bolívares y el intento de cancelación de otro por 125 millones, desaparecidos de las cuentas del regimiento 62, el órgano administrador de los fondos para la construcción del complejo azucarero.

Más tarde, en 2006, la Comisión de Contraloría del Parlamento –presidida entonces por el diputado Pedro Carreño– recibió denuncias sobre el manejo del complejo y organizó una inspección a la central, en compañía de los técnicos cubanos Segundo Reyes Castellano y Floro Mariño, quienes encabezaban un grupo de 36 asesores antillanos encargados de supervisar la construcción de acuerdo a los planos de la obra.

Según el informe final, la instancia legislativa encontró a 19 personas implicadas y calculó un daño patrimonial por el orden de los 3,3 millardos de  bolívares. Para ese momento, el proyecto agroindustrial ya había alcanzado los 320 millones de dólares.

La directiva social de la central azucarera estuvo en manos, como mínimo, de cuatro gestiones: Antonio Albarrán (2006), Inti Ernesto Mc Cormick (2007), Daniel Perticarari (2010) y Camilo Di Cola (2012); hasta ser intervenida para convertirse en una filial de la Corporación Venezolana de Alimentos-Azúcar (CVA Azúcar), encabezada por el general Wilfredo Maya Silva. Su inauguración se pospuso, al menos, en tres oportunidades.

Dos de estos anuncios se hicieron durante el programa Aló Presidente. En la edición número 347 Chávez realizó la primera prueba en el complejo, aseguró que el 90% del Caaez estaba operativo y que, para el primer trimestre de 2010, estaría produciendo diariamente 371 toneladas de melaza y 600 de azúcar refinada después de moler 7.000 toneladas de caña al día, cuota que jamás alcanzó.

Adán Chávez siempre estuvo involucrado en el proyecto, de la mano del ex ministro de Agricultura y Tierras, Albarrán, quien fue su primer secretario de gobierno en 2008, pese a tener una amonestación moral –declaración de responsabilidad política– de la Comisión de Contraloría por el caso de Caaez (expediente Nº 15.61).

Pese a las presiones y a la emergencia eléctrica, la planta inició operaciones finalmente en el 2011, 10 años después de su concepción (Decreto Presidencial N° 1.602), produciendo 200 toneladas de azúcar al día, tres veces menos que su capacidad proyectada. En mayo 2013, el ministro de Agricultura y Tierras, Yván Gil, reconoció que el Caaez seguía presentando problemas y que un equipo multidisciplinario evaluaría las fallas.

Hoy en día, año 2017, el Caaez se encuentra como una empresa en ruinas y abandonada. El año 2015 cerró con una producción de apenas 108.124 kilogramos, que no representa ni siquiera el 15% de su capacidad inicial.

De un parque automotor que llegó a contar con 60 vehículos, en la actualidad muchos de ellos están totalmente destruidos y otros están desaparecidos. La misma suerte que corrieron las 90 gandolas con remolque y los más de 100 tractores de distintos caballaje con todos sus implementos agrícolas, que hoy están dañados, destruidos, abandonados y desaparecidos conjuntamente con sus implementos. Carlos Azuaje que fungía como intendente del Caaez –hasta ser destituido por denunciar casos de corrupción-, manifestó que, se han desaparecido y dañado 13 cosechadoras de última generación que para la época, tuvieron un costo de un millón de dólares cada una de ellas. Hoy tampoco aparecen más de 80 equipos de sistema de bombeos, portátiles, ni buena parte de la flota de maquinarias línea amarilla de última generación, bastante amplia, que hoy han corrido la misma suerte que las anteriores maquinarias y equipos.

La construcción del Complejo Agroindustrial Azucarero Ezequiel Zamora se estimó en un costo de 300 millones de dólares, pero, según Azuaje, “con la cantidad de actos de corrupción que allí se han cometido, esta cifra se multiplicó unas 10 veces por la corrupción, ante los ojos de la familia Chávez y de las autoridades nacionales”.

Todo este caso que involucra presuntos casos de corrupción y desfalco no es mencionado en ningún medio local en Barinas, pues, quedó terminantemente prohibido para los únicos tres periódicos que aún circulan en ese estado –Diario Los Llanos, La Prensa y La Noticia– publicar contenidos que impliquen la presunción de corrupción del gobernador, conforme lo ordenó un tribunal de la entidad. Incluso Adán Chávez denunció al diputado Freddy Superlano por “difamarlo e injuriarlo”.

Lo cierto es que, una empresa que se proponía cubrir el 20% de la demanda de azúcar a nivel nacional hoy prácticamente no funciona y en los diferentes medios nacionales se puede leer “Producción de azúcar apenas cubre 28% del consumo nacional (…) la producción del rubro sigue siendo insuficiente y las expectativas para la próxima zafra no son alentadoras, afirmó José Ricardo Álvarez, presidente de la Federación de Cunicultores de Venezuela (…)Álvarez agregó que en la zafra, que está por terminar, de los 6 centrales azucareros privados, 5 estuvieron operativos, mientras que de las 10 factorías en manos del gobierno solo 5 funcionaron (…) Recordó que el año pasado el gobierno fijó el precio del azúcar en 460 bolívares, un monto que no reconoce todos los costos de producción” (tomado de El Nacional).

Ante los hechos relatados, se justifica que la Asamblea Nacional ejerza su función constitucional de control político en este caso. En primer lugar, debería levantar un expediente en el que reposen de manera detallada todas las denuncias y pruebas que existan relacionadas específicamente con el Caaez, para que dicho expediente sea remitido a la Contraloría General de la República o bien al Ministerio Público (si existen presuntos delitos penales), para que finalmente se investiguen los hechos denunciados y se establezcan responsabilidades si fuera procedente. Segundo, sería recomendable realizar dos interpelaciones: una a Hugo Abreu, en su calidad de gerente técnico del Caaez, y otra a Faiez Kassen Castillo, presidente de la Corporación Venezolana de Alimentos-Azúcar (CVAAzúcar), para que respondan, entre otras, las siguientes preguntas:

  • ¿Cuántas hectáreas de caña de azúcar son procesadas diariamente? teniendo en cuenta que su capacidad proyectada es de 14.800 hectáreas
  • ¿El Caaez cumple con la meta de generación propia de energía con material residual? De no ser así ¿cuáles son las razones? si esto estaba contemplado en el proyecto original y se invirtió dinero para tal fin
  • ¿Se han realizado estudios de impacto para determinar en qué medida ha contribuido el Caaez en el desarrollo socio-económico del estado Barinas? ¿Qué resultados han arrojado tales estudios?
  • ¿Cuáles son los impedimentos para que el Caaez no logre producir lo proyectado?
  • ¿Cuáles fueron las causas de la intervención por parte del Ejecutivo Nacional del Caaez y qué resultado arrojó esa intervención?
  • ¿Qué razones presupuestarias, administrativas y comerciales se tuvieron en cuenta para convertir el Caeez en una filial de la CVA Azúcar?
  • ¿Por qué el parque automotor destinado al funcionamiento del Caaez se encuentra destruido o desaparecido? ¿Qué investigaciones se han realizado para determinar responsabilidades por estos hechos?
  • ¿Cuál es el estado de los remolques, tractores, cosechadoras, equipos de bombeo y maquinaria en general necesarios para el funcionamiento del Caaez?
  • ¿Qué acciones se han seguido respecto a las varias denuncias por corrupción que recaen sobre las diferentes gestiones del Caaez?